Había una vez un esclavo cuyo amo era cruel con él. Un día, no pudo soportarlo más y huyó al bosque.

En su camino, se encontró con un león que no podía caminar debido a una espina que tenía en la pata. Aunque estaba asustado, el esclavo se armó de valor y sacó la espina de la pata del león.

Cuando el león se liberó de la espina, corrió hacia el bosque sin herir al esclavo. Poco después, el esclavo fue capturado por su amo en el bosque. A continuación, el esclavo fue arrojado al foso de los leones por su amo.

En cuanto vio al león, el esclavo lo reconoció como el mismo león que había rescatado anteriormente. Como resultado, el esclavo escapó ileso.

Moraleja: Tus buenas acciones siempre volverán a ti. Haz buenas acciones y sé amable con los demás, y el universo te recompensará.

Share

Recent Posts

La noche antes de Navidad

Érase una vez, en una acogedora Nochebuena, todos los niños estaban metidos en sus camas,… Read More

6 meses ago

Los duendes y el zapatero

Érase una vez, en un pequeño y acogedor pueblo, un amable zapatero llamado Sr. Zapatero… Read More

6 meses ago

La pequeña cerillera

En una fría Nochevieja, en una bulliciosa ciudad cubierta de nieve, había una niña de… Read More

6 meses ago

Rodolfo el reno de la nariz roja

En el luminoso y nevado Polo Norte vivía un joven reno llamado Rudolph. Rudolph no… Read More

6 meses ago

Cuento de Navidad

Érase una vez, en un pueblo nevado, un viejo gruñón llamado Ebenezer Scrooge. Era tan… Read More

6 meses ago

El pastorcillo que gritó lobo

Érase una vez, en un valle verde y frondoso, un joven pastor llamado Sam. Sam… Read More

6 meses ago